Sobre descomposición e itinerarios
por Gustavo Saraceno, Federico Perla y Gabriela Soto

Sobre descomposición e itinerarios

Se podría pensar esto como una composición o, mejor dicho, una descomposición. Hacer un recorrido de lo trabajado en la sección «Presentaciones de enfermos» – actualmente Testimonios Clínicos – en el marco del boletín Conversaciones con el Otro, durante estos años, no siempre implica enlazar elementos para lograr componer una pieza final. Por el contrario, enlazar elementos también puede descomponer algo, provocando cierta desarmonía al respecto.

Los elementos que a continuación se irán mencionando, aluden al itinerario que se ha realizado desde el inicio de la sección en el boletín, hasta el presente; recorrido que ha estado tejido por dos principales aristas: la posición del analista y los efectos de formación. Seguramente notará una especie de secuencia en lo que irá leyendo; pero, si cree que está componiendo algo mientras conduce su lectura, posiblemente esté equivocado.

El punto de inicio se remonta al 2019; la primera publicación –la que descompone esta sección- fue escrita por Daniela Vázquez y Federico Perla[i]. En la misma se ubicó la especificidad de las presentaciones de enfermos dentro del psicoanálisis, cuya práctica fue heredada de la medicina. Y se demarcó el movimiento que hizo esto posible: la introducción del deseo del analista y una innovación estructural al servicio de la ética del psicoanálisis.

En el siguiente número, Gustavo Saraceno[ii] introdujo un interrogante: ¿cuál es el estatuto del saber en las presentaciones de enfermos? Aventuró navegar a una posible respuesta mediante el significante hallazgo, para puntualizar la marca singular que se extrae de un sujeto en cada presentación.

Posteriormente, Gastón Cottino[iii] nos introdujo en el mar del sujeto histérico, a partir de una indicación que da Lacan a la altura del Seminario 17. Allí precisó que dicho sujeto hace trabajar al amo, en posición de S1, y que el analista debe mantener una distancia respecto a este lugar para que el que trabaje sea el inconsciente. En torno a esto, propuso pensar especialmente esta indicación desde el dispositivo que nos convoca.

Culminando el año, la intervención de Ailín Miranda Elstein[iv] nos trajo a consideración que la presentación de enfermos nos deja una orientación pero, no al modo de una consigna o una verdad, sino en relación a una resonancia singular.

Adentrándonos en el peculiar año 2020, Laura Valcarce[v] nos aventó a navegar por los mares de la no comprensión y la posición del analista en el dispositivo. Mediante la enseñanza transmitida por el Sr. Primeau, concluyó que el no comprender permite alojar la singularidad; que conviene a la posición del analista dejarse enseñar y hacer lugar a la contingencia para preservar lo singular y vivo del psicoanálisis.

Por su parte, Diana Campolongo[vi], se interrogó acerca de la función social de la enfermedad mental aludiendo a la ironía del sujeto esquizofrénico y a las presentaciones de enfermos.  A través del testimonio de un paciente, nos enseña acerca de cómo el sujeto esquizofrénico, con su práctica irónica, denuncia la impostura del saber de todo lazo social y es en el dispositivo de la presentación de enfermos en el que, eventualmente, puede producirse una alteración de esa práctica.

Para finalizar el año, Francisco Suárez[vii] propuso pensar y diferenciar en el dispositivo, a partir de la posición del analista «al menos dos», el diálogo en una primera instancia –posición de analista– de la conversación en un segundo momento –posición de enseñante.

Este peculiar año no pasó sin efectos, pero el trabajo continuó y tendió nuevos puentes. La apertura de esta nueva travesía la inició Gastón Cottino y Gustavo Saraceno[viii]; apostaron a constatar en las presentaciones realizadas en el CID Mendoza, las enseñanzas que se pueden extraer a partir de la máxima singularidad de la xenopatía de lenguaje, de la cual cada sujeto psicótico testimonia en los modos de encuentro con lo real y las soluciones puestas en juego. En base a tres testimonios clínicos, intentaron formalizar la relación que mantiene el sujeto psicótico con el objeto mirada y el objeto voz, y cómo cierto uso del dispositivo de presentación de enfermos permite instalar alguna distancia de la posición de objeto gozado por el Otro.

La última publicación, nos condujo a interrogar las conversaciones posibles entre psicoanálisis y psiquiatría de la mano de Graciela Esperanza[ix], quien nos hizo navegar por los aportes de la psiquiatría clásica hasta la inflexión que Lacan marcó al respecto. Con esta orientación  Graciela señaló que, desde el ICdeBA y la Maestría en Clínica Psicoanalítica se decidió en el año 2020, un cambio en la nominación del dispositivo, por el de Testimonios clínicos». El mismo sigue sosteniéndose como un espacio, marcado por un no saber radical, para continuar el camino de desherencia: recorrido iniciado por Lacan cuando decidió realizar, a lo largo de su enseñanza, sus presentaciones para que podamos construir otra clínica que la psiquiátrica.

 

 

[i]       Perla, F. y Vasquez D. (Abril, 2019). Introducción el dispositivo analítico de presentación de enfermos. http://conversacionesconelotro.com/introduccion-al-dispositivo-analitico-de-presentacion-de-enfermos/

[ii]      Saraceno, G. (Julio, 2019). Un hallazgo enseña. El saber en las presentaciones de enfermos. http://conversacionesconelotro.com/un-hallazgo-ensena-el-saber-en-las-presentaciones-de-enfermospor-gustavo-saraceno/

[iii]     Cottino, G. (Octubre, 2019). “Derivas de la industriosa histeria: la presentación de efermos en los efectos de control”. http://conversacionesconelotro.com/derivas-de-la-industriosa-histeria-la-presentacion-de-enfermos-en-los-efectos-de-controlpor-gaston-cottino/

[iv]     Elstein, A. (Diciembre 2019). “Lo que se aprende de una risa”. http://conversacionesconelotro.com/lo-que-se-aprende-de-una-risapor-ailin-miranda-elstein/

[v]      Valcarce, L. (Mayo, 2020) “Detalles que despiertan”. http://conversacionesconelotro.com/detalles-que-despiertanpor-laura-valcarce/

[vi]     Campolongo, D. (Septiembre, 2020). “La función social de la enfermedad mental”. http://conversacionesconelotro.com/septiembre-2020/

[vii]    Suarez, F. (Diciembre, 2020) “Entre el diálogo y la conversación”. http://conversacionesconelotro.com/entre-el-dialogo-y-la-conversacionpor-francisco-j-suarez/

[viii]   Cottino, G. y Saraceno, G. (Junio, 2021) “¿Qué se produce en las presentaciones de enfermos”. http://conversacionesconelotro.com/que-se-produce-en-las-presentaciones-de-enfermospor-gaston-cottino-y-gustavo-saraceno/

[ix]     Esperanza, G. (Octubre, 2021) “Entrevista a Graciela Esperanza”. http://conversacionesconelotro.com/entrevista-a-graciela-esperanza/

 

 

Escrito por Subcomisión de Testimonios Clínicos:

 

Gustavo Saraceno

CID Mendoza
De los testimonios clínicos extraigo los efectos de formación, que se sostienen en mi transferencia al psicoanálisis de la orientación lacaniana; una brújula para mi práctica clínica y como docente e instructor de residentes.

 

Federico Perla
Orientado por ese «ajedrez misterioso»… Por el fulgor del arte… Y por la brújula del psicoanálisis, “que hacia el confín de un mar tiende su empeño”.

 

Gabriela Estefanía Soto
Amo el café y el caos inmanejable del sol por la mañana; el equilibrio y desencuentro de una composición poética y del pincel sobre el lienzo.